TOREAR SIN TRIUNFAR

Resumen

Hermoso de Mendoza realiza en el albero leonés una magistral faena al segundo de su lote, cuyo único óbice estuvo en la suerte suprema.

Fecha

24 de Junio de 2017

Lugar

Ganadería

Ruferser de Peñaranda

Reseña

Pablo Hermoso de Mendoza (silencio y ovación)
Joao Moura Jr (ovación y oreja)
Manuel Manzanares (silencio tras dos avisos y palmas)

Caballos utilizados

Primer toro de la Ganadería de Ruferser de Peñaranda, número 10, 525 Kg, de nombre Boticario: De salida BARRABAS (1 rejón de castigo); en banderillas DUENDE (2 banderillas) y DALI (2 banderillas); y para el último tercio INTRUSO (dos cortas y dos rejones de muerte y dos descabellos).

Segundo toro de la Ganadería de Ruferser de Peñaranda, número 8, 669 Kg, de nombre Ranito: De salida BARRABAS (2 rejones de castigo); en banderillas DISPARATE (2 banderillas) y DONATELLI (2 banderillas); y para el último tercio SHERPA (3 cortas y tres rejones de muerte y un pinchazo).

Otros caballos desplazados

CHURUMAY

Entrada

  Media plaza


Estadísticas en esta plaza

Actuaciones

Toros lidiados

Orejas

Rabos

Puertas Grandes

La plaza de toros de León se inauguró en 1948, pero fue muchos años después, en 1994, cuando inició una nueva y fructífera etapa tras una importante reforma. A ella se suma en el año 2002 una moderna cubierta, añadiéndose así a la lista de plazas de toros cuyos festejos no se ven condicionados por las inclemencias climáticas. La plaza de toros se ha convertido así en un  centro vivo para la ciudad, pues son muchos los espectáculos que en ella se celebran.

Cuando esta plaza se levantó, León era la única capital de provincia que no disponía de coso taurino. Años atrás contó con una de madera inaugurada en 1912, aunque pronto pasó a mejor vida. Pero el 24 de junio de 1.948 las cuadrillas de Luís Miguel Dominguín, Paquito Muños y Pepín Martín Vázquez hicieron el primer paseíllo en el flamante coso. Compuesto de dos pisos y diez tendidos, con un diámetro de ruedo de cincuenta metros y 11.629 localidades, los aficionados leoneses pudieron disfrutar desde entonces de su nueva plaza de toros.

Sin embargo, los años fueron pasando sobre el coso leonés y los deterioros se hicieron notables. Tanto, que se temió por su cierre. Esa fue la razón por la que se acometieron importantes reformas, tanto en su interior como en su exterior, y otro día de San Juan, esta vez del año 1994, se le dio un nuevo impulso. Ese día se lidió un encierro de Victoriano del Río, por José Ortega Cano, Espartaco y César Rincón.

Desde entonces, la feria de León se ha consolidado dentro del circuito de las ferias de Junio. Ya es norma que las principales figuras del toreo pasen por su arena, además, el, toro bonito, de agradables hechuras, facilita el éxito de los toreros, cuyas actuaciones son muy agradecidas por la amable, pero buena afición, que puebla sus tendidos. Unos aficionados que el 22 de junio de 2002 vieron inaugurar la cubierta del coso, en un festejo en el que tomaron parte Finito de Córdoba, Eugenio de Mora y Javier Castaño.

 

Fuente:  pablohermoso.net

El centauro español debutó en la Plaza del Parque, el 22 de junio de 1996 con un cartel de rejones, en el que solamente los toros desentonaron con la fiesta en el ruedo. Eran tiempos de rivalidad taurina entre Pablo, Bohórquez y los Hermanos Domecq, que fueron quienes conformaron el cartel. Pablo lidió un toro en solitario del que más tarde sería su apoderado, Martín Arranz, al que cortó una oreja, aunque según la crónica de Pereletegui para el diario LA CRÓNICA 16: “La plaza entera pidió para este maestro del toreo a la jineta los máximos trofeos.....”. El toro de collera, lidiado junto a Bohórquez, y del que obtuvieron dos orejas, fue de Concha Navarro. Los titulares de la prensa eran elocuentes sobre la actuación de Pablo.: “UN ANGEL PASO A CABALLO” titulaba el diario LA CRÓNICA 16, “CAGANCHO TAMBIEN CONQUISTO LEON” o “CAGANCHO TRIUNFA EN LEON”, fueron titulares del DIARIO DE LEON. Además de Cagancho, los elogios de la prensa también iban dirigidos a CHICUELO y PRINCIPE.

La siguiente actuación fue el 21 de junio de 1997, una tarde fría, con seis grados de temperatura ambiental y con toros de Guardiola Fantoni e incluido en un cartel mixto, de ocho toros, junto a los matadores, Julio Norte, Raúl Gracia “El Tato” y Pepín Liria. Pero Pablo y los matarores se encargaron de poner el calor en los tendidos y de nuevo la presidencia se mostró un tanto tacaña con el estellés, que aunque obtuvo una oreja de cada enemigo, su labor “mereció las orejas de su primero porque su actuación fue perfecta”, escribía Luis Ortega en APLAUSOS y “una actuación meritoria, en suma, la del rejoneador navarro que, tras acertar en la muerte de sus dos oponentes, volvió a quedar como un auténtico valor en alza ante los aficionados leoneses, que pidieron con insistencia la segunda oreja tras dar en tierra con el segundo de su lote y la presidencia no concedió.”, según Pereletegui en LA CRÓNICA 16. También destacaban a CAGANCHO y CHICUELO y elocuentes titulares como “LA RAZON DE HERMOSO” en 6 TOROS 6 o “LA PUREZA DEL TOREO A CABALLO. HERMOSO DE MENDOZA ENCANDILO AL PUBLICO LEONES CON SU REJONEO”, en el “DIARIO DE LEON”.

En esta tarde, hubo un detalle que hizo que Pablo fuese premiado con el Trofeo Vile, que se concede al “Mejor detalle taurino”. El momento lo describía así el periódico LA CRÓNICA 16: “Por la puerta de par en par del recuerdo, queda fija en la retina de quienes quisieron verlo, el gesto del rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza cuando, al echar pie a tierra después de haber herido de muerte a su segundo toro, éste se dirigió en su postrer arreón hacia el caballo indemne. En ese instante el gran torero a la jineta que es el navarro le hizo el quite a cuerpo limpio a la cabalgadura, quebrando la ciega embestida del astado y poniendo de manifiesto su voluntad de servir él mismo de presa antes de que el toro pudiera herir al noble bruto.

No fue éste el único trofeo obtenido por Hermoso de Mendoza esa tarde en León, ya que el diario CRÓNICA DE LEON, lo nombro como Máximo triunfador de la Feria, lo que daba más mérito a su labor, al haber triunfado en esa feria, el único rejoneador incluido en los carteles, por encima del elenco de toreros de a pie.

Regresó el 28 de junio de 1998, de nuevo con un cartel mixto, con Pablo por delante y a pie los matadores Julio Norte y Cristina Sánchez y el novillero Julián López “El Juli”. Pablo lidió dos toros de Luis Algarra, destacando con caballos como CAGANCHO, CHICUELO, SABICAS o ALBAICIN, con los que fue ovacionado en su primero y obtuvo dos orejas del quinto de esta larga tarde taurina. “EL JULI Y HERMOSO DE MENDOZA SALIERON A HOMBROS DEL PARQUE”, titulaba el DIARIO DE LEON.

Tras estas exitosas actuaciones, sin motivo aparente, Pablo dejó de ser contratado para la Feria de San Juan, hasta la temporada 2004, regresando esta preciosa ciudad castellana el 27 de junio de ese año, aunque en esta ocasión no pudo abrir de nuevo la puerta grande al no acertar con el rejón de muerte en su segundo toro, un complicado animal de Justo Nieto, con el que se las vieron SAMURAI, CHICUELO, CAMPOGRANDE y FÓSFORO. Antes, ante un toro de la misma ganadería, había obtenido una oreja, ahora apoyado en los hermanos CURRO y CHENEL, y en FÓSFORO. Completaron el cartel Fermín Bohórquez y Sergio Galán.

En el 2005 Pablo fue de nuevo contratado para la Feria de San Juan, siendo acartelado para el día 26 de junio junto a Luis Domecq y Diego Ventura en la lidia de bureles de Flores Tassara. Ante un lote sumamente deslucido el estellés debió batallar lo indecible para poder inventarse una faena y terminar cortándole las dos orejas al quinto de la tarde, obteniendo así el derecho de salir por quinta vez a través de la Puerta Grande del coso leonés. En esta tarde vieron acción FUSILERO, SILVETI, CHICUELO, NATIVO, CURRO, CHENEL, CAMPOGRANDE y NATIVO.

Para el 2006 Hermoso de Mendoza llegó a León con una racha de once Puertas Grandes consecutivas, la cual estuvo a punto de cortarse por el pésimo juego que dieron los bureles de Flores Tassara. A pesar de ello el navarro impuso su hambre de triunfo y practicamente le arrebató las dos orejas a su segundo para salir de nuevo en volandas. Joao Moura y Andy Cartagena compartieron cartel con el navarro. VILLA, SILVETI, SARMATA, CURRO, CHENEL y FUSILERO tuvieron acción esa tarde del día 29 de junio.

De igual manera, un 29 de junio, pero de 2007, Pablo regresaba a León, fecha que marcó su reaparición en los ruedos después del grave percance sufrido en Osuna. Ante una gran entrada el torero a caballo navarro se dio gusto toreando para desorejar a su lote, haciendo las delicias de esta afición castellana. El cartel estaba además integrado por Antonio Ribeiro Telles y Andy Cartagena, siendo el ganado de Castilblanco. LAGARTIJO, CHENEL, FUSILERO, SARMATA, CHABOLA, RONDEÑO y SILVETI fueron los equinos empleados para este triunfo por Hermoso de Mendoza.

Para el 2008, el día 22 de junio, por pocos días no reapareció también en este coso después de su intervención quirúrgica. Lo que si repitió fue la Puerta Grande que no fue gratuita, sino más bien sudada, ante dos toros que complicaron todo lo que pudieron y más la labor del caballero y de los caballos. El navarro terminó obteniendo una oreja de su primero y las dos de su segundo, utilizando para ello a CURRO, CHABOLA, ICARO, PIRATA, ESTELLA, CHENEL, FUSILERO y NATIVO. Fermín Bohórquez y Andy Cartagena fueron sus alternantes, siendo los asxtados de las dehesas de Castilblanco.

Para el 28 de junio de 2009 nueva aparición de Pablo en la capital castellana, actuando al lado de Fermín Bohórquez y Sergio Galán, en la ldiia de bureles de Castilblanco. El rejoneador estellés brindó una mágica actuación que enloqueció al público leonés, el cual realizó un entradón; si bien solo pudo cosechar Hermoso de Mendoza las dos orejas de su primero, puesto que a su segundo le perdió los máximos trofeos al fallar con el acero de muerte. TOMATITO, VAN GOGH, TIZIANO, PIRATA, ESTELLA, CAVIAR y SILVETI rayaron a gran niven en el albero leonés.

Para el 2010, el 24 de junio para ser exactos, Pablo cumplió con la primera de sus dos tardes contratadas en la arena leonesa, sustituyendo a José Tómas y llevándose el protagonismo del festejo merced a una soberbia faena realizada a un gran toro de Angel Sánchez en la que utlizó a UNAMUNO, CHENEL, ICARO y PIRATA, obteniendo dos orejas y saliendo en hombros por la Puerta Grande. Manolo Sánchez, Jose María Manzanares y Miguel Angel Perera conformaron junto con el navarro el cartel de este festejo postinero.

Regresaría el genio estellés a este escenario tres días después, el 27 de junio, tomando parte ahora en un festejo de rejones al lado de Fermín Bohórquez y Diego Ventura, en la lidia de astados de Luis Terrón. En esta oportunidad Hermoso de Mendoza volvió a salir por la Puerta Grande al cuajar otra gran faena al primero de su lote, al que estuvo a punto de cortarle el rabo, solo que un pinchazo evitó tal posibilidad, obteniendo los dos apéndices que le depararon la salida en hombros. A su segundo, el peor de la corrida, le realizó una lidia exacta pero falló con el rejón de muerte. DALI, CHENEL, PATA NEGRA, PIRATA, CURRO, SILVETI e ICARO volvieron a pisar esa tarde el albero leonés.

Para el 2011 la empresa del coso leonés de nuevo contrató al torero a caballo navarro que el 25 de junio hizo una vez más el paseíllo en este bonito escenario, acompañado por Fermín Bohórquez y Manuel Manzanares, enfrentando a ejemplares con hierro y divisa de Luis Terrón. En esta tarde Pablo firmó un nuevo capítulo de tintes históricos al cortar su primer rabo en la plaza leonesa, producto de una faena sencillamente magistral que realizó al primero de su lote. En su segundo sumaría un apéndice más, que bien pudieron haber sido dos de no pinchar en el primer intento con el acero de muerte. GARIBALDI, CHENEL, ICARO, PIRATA, SARAMAGO, SILVETI y PATA NEGRA fueron elementos clave para que Hermoso de Mendoza lograra este gran triunfo.

El 29 de junio de 2012 Hermoso de Mendoza regresó al coso leonés, alternando con Leonardo Hernández y Manuel Manzanares, lidiándose astados de Luis Terrón. Pablo tuvo otra tarde notable al cuajar dos buenas faenas que le depararon una oreja de su primero y las dos de su segundo, obteniendo con ello el derecho para salir de nuevo en volandas. DISPARATE, CHENEL, VIRIATO, PIRATA, CHURUMAY, VAN GOGH Y MANOLETE hicieron su aporte de esfuerzo para este triunfo.

Tras dos temporadas ausente Pablo regresó a este funcional escenario el 28 de junio de 2015, formando parte de un cartel mixto al lado de Enrique Ponce y José María Manzanares, lidiándose reses de El Capea para el montado y de Albarreal para la lidia a pie. El jinete navarro hilvanó un nuevo triunfo en esta arena al desorejar al segundo de su lote, perdiendo un apéndice más en el que abrió plaza al marrar con el rejón de muerte. Los caballos que vieron acción esa tarde fueron: NAPOLEON, BERLIN, BELUGA, PIRATA, CHURUMAY, RONCO y DALI.

Imágenes relacionadas

León es una ciudad que tiene para Pablo Hermoso de Mendoza unas connotaciones de tipo familiar, ya que de esta provincia española era natural su abuela materna. Eso hace que el navarro sea especialmente querido en estos lares, lo cual hace a su vez que el jinete este muy a gusto en todas sus intervenciones.

De hecho en las quince tardes que ha actuado en el León Arena, solamente en dos de esas ocasiones ha abandonado el coso andando por la puerta de cuadrillas. Y precisamente esta tarde ha sido una de ellas a pesar de que cuajó al segundo toro de forma magistral pero no estuvo acertado a la hora de despacharlo. Fue el toro de más presencia de la corrida, con casi setecientos kilos de romana pero de noble condición y con movilidad hasta el final.

Un toro que pronto tomó la llamada de BARRABAS que lo fue parando en redondo entre la polvareda del coso. Muy templado y dejándoselo llegar para torearlo muy despacio antes de colocar los rejones del castigo. Después de torearlo con la bandera y dejarlo muy medido, comenzó el tercio de banderillas con DISPARATE y la tarde tomó altos vuelos de toreo caro. Vueltas completas al ruedo con el caballo galopando de costado y el toro buscando una cola que luego se iba cambiando de lado con abaniqueos en golpes de grupa, dando majestuosidad a la hermosina. Toro y caballo casi tenían la misma altura como quedaba patente en cada una de las reuniones que DISPARATE preparó en los medios, llegando muy cerca del astado y dejándose llegar los pitones al mismo pecho.

DONATELLI terminó un tercio que no descendió de intensidad sobre todo cuando comenzó con las piruetas en serie, esperando mucho al toro para ajustar terrenos y darle emoción a los giros y que terminaron por hacer que el público olvidara la merienda. Sorprendió la fuerte apuesta que Pablo realizó en el último tercio y que fue decidirse por un debutante como SHERPA, un hijo de UNAMUNO que apenas lleva en el carretón de casa un mes y que esta tarde hizo su debut ante lo que podía ser un triunfo sonado. Acertó Pablo con las cortas, todas colocadas al primer intento, pero desgraciadamente no sucedió lo mismo con el rejón de muerte con el que no pudo reunirse bien hasta el cuarto intento.

Con el primero, el garbanzo negro de la tarde, Pablo tuvo que bregar ante su mansedumbre y defenderse de sus arreones a la altura de la cintura. BARRABAS, DUENDE, DALI e INTRUSO se la jugaron en todo momento para desgraciadamente sacar poco en limpio. Fue el único toro malo de una muy buena corrida de Rufenser de Peñaranda.

DIARIO DE LEON (www.diariodeleon.es). Por María J. Muñiz



Diario de León

Pulso con las cabalgaduras y poco tino con los aceros

Hermoso, Moura y Manzanares se esforzaron en sacar partido al encierro de Ruserfer, pero dieron un recital con los rejones de muerte.



No lo pusieron fácil los toros de la ganadería salmantina de Ruferser de Peñaranda a la terna de rejoneadores que abrieron la feria taurina de San Juan. Tampoco fueron complicados, a excepción del primero, un marmolillo de faena imposible. Se lucieron los toreros a caballo en mayor o menor medida a lo largo de las más de dos horas de festejo, y coincidieron en fallar estrepitosamente con los aceros, con los que se les fue cualquier opción de triunfo y, por momentos, la paciencia del respetable, al que disgusta el enseñamiento al que obliga el fallo con los rejones de muerte, y sobre todo con el descabello. El encierro tuvo en común también la dureza de patas de los astados a la hora de doblar, con lo que los últimos tercios se eternizaron, y los toreros recibieron cariñosas palmas cuando no respetuosos silencios como premio a sus faenas. Hubo también destellos de toreo vibrante a caballo.

Pablo Hermoso de Mendoza salió en el segundo de su lote dispuesto a cambiar el ritmo de una tarde que decaía. Enceló en el centro del ruedo a un toro más colaborador que su primer enemigo, pero que embestía con cierta sosería. A lomos del espectacular Disparate ofreció el mejor toreo de la tarde, clavó con ortodoxia y levantó al público de los asientos con los alardes cambiando el sentido de la marcha del caballo en la misma cara del astado. Espectacular la cabalgadura, desplantándose sin perder nunca la cara del toro. Con Donatelli se lució sobre todo ejecutando circulares con la grupa del caballo. Necesitó tres pinchazos y un rejón para que el toro doblara y recogió una ovación cariñosa.

En su primero no había tenido opción. El que abrió plaza salió ya desentendido, haciendo ascos al banderín del rejón de castigo. Paradísimo en todas las fases de la faena, el torero de Estella intentó colocarlo en suerte para ir de frente al paso, y clavar también de dentro afuera provocando que saliera el toro del abrigo de las tablas, a las que el descastado animal volvía en cuanto le dejaban salida. Con Dalí intentó citarlo caminando hacia atrás y colocando la grupa a un palmo de los pitones, pero en fases de la faena el toro ni siquiera se dignó a mirar a las cabalgaduras. Colocó Hermoso un rejonazo que pareció certero y el toro quedó ya inmóvil en el tercio. Inmóvil hasta cuando el estellés entró a matar de nuevo. Tuvo que utilizar el descabello, buscando con poco tino el hueco para acabar con la larga agonía del toro, ante el disgusto del público.

………………………………..

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

LA NUEVA CRONICA (www.lanuevacronica.com). Por Fulgencio Fernández



Violines sin trompetas



No entusiasmó precisamente la primera de la feria. Unas veces los toros, otras el fallo al matar, dejaron la tarde en gris, sólo el segundo del portugués alegró la tarde y se concedió la única oreja del festejo

Los rejones no son los toros. Los accesos están despejados, la capilla vacía, el callejón libre, los toreros tranquilos... Curiosamente hay más expectación alrededor de los caballos, a los que la gente mira con los ojos como platos. Allí estaban los holandeses errantes y herrantes (Debby y Tom, que se dedican a herrar caballos a domicilio) y ella decía: «¡Cómo disfruto!». De los de Pablo Hermoso hablaba Toño El Duende, domador sin un solo ‘palo’: «Estos caballos hablan, mira al cuidador, no es el hombre que susurra a los caballos, son los caballos los que le cuentan al hombre».
Y aunque torean hombres se habla con nombres propios de los caballos: Duende, Dalí, El Guapo, Aquiles, Caviar, Dallas, Sócrates, Tomatito...
No faltan los habituales, como habitual es en el mundo del toro (el menos en el leonés) lo que llamamos chafardeo, chisme, cosas... «¿Quién preside? Parece que vino uno de Burgos». Muy nuestro. El nuevo, el nuevo capellán llega con el alzacuellos suelto y distendido: «¿Nervioso por el debut? No hombre, ya venía antes a los toros y además en los caballos no pasa nada».
Sólo hace una semana de la última tragedia. Una pancarta la recuerda con poesía: «No soñaron su vida, vivieron su sueño», junto a dos fotos de Fandiño y Víctor Barrio. Crespones negros entre los toreros, unos los llevan en la espalda, otros en el brazo, incluso en la coleta, otro viste de negro y le sale del alma: «Lo llevo en el alma».
Llega la hora de la verdad. Comienzan a salir los caballos del primero de la tarde, Pablo Hermoso de Mendoza. A su encuentro sale un toro de 525 kilos que responde al nombre de Boticario. Es mucho decir sale a su encuentro, realmente no le hace caso, se va por su cuenta. El Boticario parece estar repartiendo medicamentos y no quiere guerra. Hermoso lo intenta pero pronto hace un gesto con la cabeza, claramente dice no. Los suyos, en el burladero, dicen no.
Y el caballero sale a cambiar de caballo. Regresa con Duende. Vaya si lo tiene, con la magia añadida de los caballos blancos. Era el que antes de empezar le hablaba al hombre.
Dicen los expertos que los rejones son una sinfonía de violines y trompetas. Los violines los ponen los caballos, las trompetas las hacen sonar entre los toros y los toreros. Los violines sonaron, las trompetas, no sonaron con Duende, capaz de cualquier filigrana en la mismísima cara del toro y a un centímetro de sus pitones. Duende, de sangre portuguesa, deslumbra con la elegancia con la que le gana la batalla al toro y cuando el público se animaba después del «no» inicial el de Estella se fue a por Dalí, para buscar la locura en los tendidos, ¿con quién mejor? No es de Cadaqués sino árabe e impresiona. Realiza ‘paradas’ temerarias. Se queda quieto, de espaldas, ante un toro al que no ve pero se fía de su caballero quien, por un momento, también parece enloquecer cuando se dirige hacia los tendidos y pide una respuesta a su tándem Dalí-Hermoso.
La tiene ¿Borra el no? Pues no. Allí comienza la cuesta abajo. El Boticario vuelve a su botica. La tensión baja. No mata bien. Palmas que parecen recordarle que le tienen fe y le están esperando. Queda otro toro pero, ya lo adelanto, más de lo mismo. Violines sin trompetas y ovación en vez de palmas.

…………………………….

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

LEONNOTICIAS (www.leonnoticias.com). Por



León

León se rinde a la tradición taurina en la corrida de rejones

La Plaza de Toros de la capital registra la media entrada para ver las faenas de Joao Moura, Pablo Hermoso y Manuel Manzanares



En esta ocasión, la corrida de rejones abría fuego en el albero leonés con Joao Moura (hijo), Pablo Hermoso y Manuel Manzanares como protagonistas.

Grande era la expectación en el público capitalino por ver las conocidas y reconocidas maneras del que es el torero a caballo más importante de la historia del rejoneo, Manuel Manzanares.

……………………………….

Pablo Hermoso de Mendoza, por su parte, hizo una larga faena, pero supo cambiar talante con las banderillas en las que se gustó. Tres rejones de muerte no bastaron y tiró de descabello con el sonar de un aviso, sonora pitada la que se llevó con el toro vivo.

……………………

La faena de Pablo Hermoso de Mendoza pasó por ser correcta, en una Plaza que ya espera la corrida de toros con la que culminará el domingo de fiestas.

Sidebar


Galería fotográfica