UNA NOCHE REDONDA

Resumen

Albufeira, una nueva plaza que ve triunfar al rejoneador navarro y que lo inscribe con letras de oro entre sus toreros favoritos.

Fecha

17 de Agosto de 2017

Lugar

Ganadería

  Ascensao Vaz

Reseña

Joao Moura (vuelta y vuelta)
Pablo Hermoso de Mendoza (vuelta y vuelta)
Tito Semedo (vuelta y vuelta)

Caballos utilizados

Primer toro de la Ganadería de Ascensao Vaz, número 95: De salida CHURUMAY (2 farpas); en banderillas BERLIN (5 banderillas).

Segundo toro de la Ganadería de Ascensao Vaz, número 92: De salida ALQUIMISTA (2 farpas); en banderillas DISPARATE (4 banderillas) y DONATELLI (3 banderillas).

Otros caballos desplazados

NAPOLEON, BRINDIS, JANUCA, BACANO y SHERPA

Entrada

  DOS TERCIOS


Estadísticas en esta plaza

Actuaciones

Toros lidiados

Orejas

Rabos

Puertas Grandes

Este coso fue inaugurado en 1982 por los rejoneadores Rafael Peralta, José Mestre Baptista y José Zuquete, por los matadores Paco Camino y Fernando dos Santos, y por el Grupo de forçados amadores de Beja. Se trata de un escenario moderno y funcional en donde se suele dar festejos durante los meses de julio y agosto.

 

Fuente:  pablohermoso.net

 

Por primera vez en su dilatada carrera Pablo Hermoso de Mendoza actuaba en una plaza del Algarve portugués. Fue en la Monumental de Albufeira, un bonito coso situado en una ciudad cien por cien turística al sur de Portugal. Una plaza difícil de llenar por su carácter turístico pero que en esta noche tuvo la mejor entrada que se recuerda en muchos años, rozando los tres cuartos de plaza y que se puede considerar un triunfo de taquilla.

En lo taurino decir que el primero de Pablo se hizo de rogar para saltar al ruedo por un incidente en los chiqueros. Quizá esto mermó en parte el comportamiento del noble astado que se acabó antes de lo que hubiéramos querido porque estaba siendo un buen toro. Salió bravo de salida y enseguida tomó la cola de CHURUMAY que lo toreó en redondo haciendo que el astado se rebosara por su grupa en cada embestida. Buenos momentos muy celebrados en el tendido y que dieron pie a la primera farpa colocada en todo lo alto. Después de templar con la bandera, Pablo pronto colocó la segunda, esta dejando ver los pechos del caballo al astado que se reunió en el mismo estribo.

El toro se convirtió en una terapia para BERLIN que fue quien pechó con el tercio de banderillas. El caballo todavía sufría en su cabeza a los toros del día anterior y se presentó un tanto desconfiado en los primeros embroques. Fueron dos banderillas donde el caballo no ajustaba los terrenos porque su cabeza todavía estaba en la corrida de anoche. Fue tras la segunda banderilla cuando BERLIN sintió que aquello era otra cosa y ya en la tercera marcó una reunión perfecta gustándose como los grandes toreros y limando totalmente las distancias. A partir de aquí fue una exhibición de buen toreo frontal, con cambios de pitón a cámara lenta, y sobre todo con una expresividad a la que BERLIN no nos tiene acostumbrados. El toro no tenía mucho recorrido y por eso solo faltó a la faena algo más de toreo de costado, pero todo quedó solventado con mucho toreo con el pecho y con una gran emotividad en todos los encuentros.

Parecido comportamiento tuvo el quinto de la tarde que también se vio implicado en el incidente en los chiqueros y acabó un tanto mermado en sus fuerzas. Nobleza pero con reservas aunque también fue un buen revulsivo para la moral de los caballos que lo enfrentaron. ALQUIMISTA se ocupó del primer tercio y pronto vio las cualidades de un toro que le dejaba pasar en los embroques y ante el que podía mostrar su frontalidad sin verse recortado. Medido tercio el que realizó ALQUIMISTA y que dio paso a una labor de DISPARATE muy medida y controlada en la que el caballo llevó el peso de la faena ante un toro ya muy parado.

Si BERLIN no pudo apenas torear en largo, lo mismo le sucedió DISPARATE que tuvo que basar toda su actuación en toreo frontal, en muletazos con el pecho y enfrentando siempre al toro. No hubo hermosinas, en esta ocasión reemplazadas por ajustados quites en la cara del toro. El cierre correspondió a DONATELLI que salió para finalizar con una banderilla, y el público le obligó a poner hasta tres. Y es que el caballo enseguida conectó con el público, llegando muy de frente a la reunión que preparaba de largo y saliendo de la misma con piruetas que no le resultaban fácil ajustar ante la pasividad de su enemigo. La mejor fue la que realizó para cerrar actuación después de la séptima banderilla.

Sidebar


Galería fotográfica