REY PABLO

Resumen

Séptima entrega de las crónicas anecdóticas sobre Pablo Hermoso de Mendoza; ahora abordaremos una coronación que al paso de los años tuvo un matiz premonitorio.

Autor  |  Medio

Juan Andrés Hermoso de Mendoza  |  pablohermoso.net

Fecha

1 de Junio de 2020

País

España

REY PABLO

vez. Todavía como rejoneador estaba muy verde y para nada se le adivinaba una progresión como para llegar a reinar en su profesión, por ello, la corona le vino en una representación de histórica de ficción pero que vista ahora tiene unas enormes connotaciones premonitorias.

La interpretación de Rey fue dentro de los actos que se celebraron con motivo del 900 aniversario de la fundación de su ciudad natal: Estella-Lizarra.

Durante los primeros días de 1990, la ciudad congregó una serie de representación con las que se conmemoraba la creación del Fuero de la ciudad, siendo el acto principal el que se celebró en la Plaza de San Martín, centro del burgo antiguo y de la judería de la ciudad. Para tal representación, varios fueron los personajes que salieron a la palestra, todos ellos interpretados por actores amateur y locales, siendo uno de los elegidos el ya popular en su ciudad Pablín Hermoso de Mendoza. El rejoneador interpretaría al Rey de Navarra, Sancho Ramírez.

La primera en actuar fue la representación de Lizarra, término donde en 1090 se asentó la Ciudad de Estella. La siguiente intervención sería la del abad Antonio Brid Martínez, del Monasterio de San Juan de la Peña, que como recopilador de la historia de Navarra, dejó constancia que una serie de monjes benedictinos procedentes del citado monasterio se habían asentado en esa época en el término de Zaraputz, en plena ruta jacobea.

El importante aumento de peregrinos en esta ruta incrementó los esfuerzos de los monjes por atenderlos y desbordó el espacio donde ellos habitaban, teniendo incluso que derribar muros y paredes para atender a todos los caminantes jacobeos. Eso animó a los monjes a crear un núcleo urbano mucho mayor y así trataron de crear la ciudad de Estella en el término de Zaraputz.

Esta iniciativa despertó el interés del Rey Sancho Ramírez que trató de convencer a los monjes para que crearan la nueva ciudad a poca distancia de Zaraputz, concretamente en el término de Lizarra. Parece ser que las intenciones del monarca no eran otras que desviar el Camino de Santiago de la ruta de Zaraputz, aunque la historia tampoco aclara el porqué. El caso es que en la actualidad el camino a su llegada a la localidad de Villatuerta, se bifurca en dos ramales. Uno que se dirige a Estella y el otro hacia Zaraputz, para luego juntarse ambos en el término de Irache y continuar en uno solo hasta la Catedral de Santiago de Compostela.

Regresando al pasado, diremos que Sancho Ramírez se salió con la suya, pero no con gratuidad. El monarca tuvo que conceder a los frailes el diezmo de todos los bienes que recaudasen en la ciudad nueva, las iglesias parroquiales que se levantaran y un solar para hacer en él buenas casas.

Así comenzó la construcción de lo que en la actualidad es la Ciudad de Estella-Lizarra, centro importante del recorrido Jacobeo y con lo cual quedó casi sin trascendencia el tramo de camino que pasaba por Zaraputz y su Hospital de peregrinos creado por los monjes benedictinos.

Las casualidades de la vida, han hecho que aquel Rey Sancho Ramírez que impidió que Estella se enclavase en los términos de Zaraputz, fuese en aquella ocasión interpretado por Pablo Hermoso de Mendoza, un rejoneador que apenas comenzaba su carrera y que catorce años después, ya consagrado como máxima figura del rejoneo adquiriese esos terrenos de Zaraputz, junto al Hospital hoy en ruinas, para construir lo que es en la actualidad su cuartel general.

En muchas de las fotografías de campo de Pablo se puede comprobar al fondo las ruinas del citado Hospital y que de no haber sido por el Rey Sancho Ramírez, hoy sería el centro de la ciudad de Estella.

Sidebar