CUADRA DE ÚLTIMO TERCIO

Pablo Hermoso de Mendoza Un torero a caballo único

"Y cuando llega la hora de rematar la faena, se llama a los más valientes de la cuadra, esos que se juegan la piel más que ningún otro porque las distancias se reducen al mínimo.

Al llegar al último tercio de la lidia, los toros se encuentran cada vez con menor recorrido y por ende el binomio rejoneador-caballo debe ir acortando los terrenos, con el peligro ímplicito que ello representa. Por ello se requieren caballos de mucho valor, que puedan rodar en la cara del toro y que llegado el momento, con serenidad otorguen el sitio necesario a su jinete para que este pueda rematar las faenas.