Actuaciones

Post

EL GRATO SABOR DEL TRIUNFO

Nocturna en San Luís Potosí con un cartel mixto en el que uno de los ingredientes principales era el debut de Guillermo Hermoso de Mendoza en la que es la tierra que más rejoneadores ha dado a la tauromaquia de toda la República Mexicana. Presentación exitosa que culminó con los cuatro actuantes en hombros en una gran noche de toreo a caballo y a pie.

Antes había actuado Guillermo en su primero, un astado muy complicado, manseando mucho y saliendo de sus querencias siempre a arreones. Mucho lo tuvo que lidiar de salida BARRABAS y mucho tuvo que aguantar sus violentas acometidas. Luego la mano experta de DISPARATE se notó aunque tampoco el caballo pudo estar a gusto ante un toro sin temple. El toreo de costado tenía emoción por esa violencia y sobre todo mucho valor, con lo que el jinete llevaba a los tendidos. ICARO volvió a tirar de valor y cercanía para acometer dos banderillas en las que su cara tocaba literalmente al toro. Metido entre los pitones el bayo cerraba distancias y permitía a su jinete clavar con comodidad. El cierre vino con JABUGO y tres banderillas cortas antes de dejar un rejón de muerte en lo alto y obtener una más que merecida oreja.  

Con el octavo de la larga tarde-noche, Guillermo tuvo que navegar a contracorriente. En principio salió al ruedo con la presión de que todos los alternantes tenían asegurada la salida a hombros y el necesitaba de otro trofeo para acompañarles. Luego se junto el pésimo juego del novillo de Fernando de la Mora en el primer tercio. Un manso de carreta que deambulaba por la plaza sin centrarse en AGORA II salvo en momentos ya de exasperada insistencia y en galopes muy cortitos. Lo castigo como pudo Guillermo, en relances y sin poder precisar la colocación. Malos augurios que cambiarían de forma radical en banderillas cuando salió BRINDIS y le colocó la primera banderilla tras marcar al pitón contrario. A partir de aquí el toro se vino arriba y no embestía, sino que arrollaba como sucedió en una ocasión con BRINDIS al que estuvo a punto de echárselo a los lomos en un feo arreón. Continuó BRINDIS cuajando otra gran banderilla y a templar lo que parecía imposible. Si algo demostró Guillermo esta noche fue poder lidiador y sobre todo mucho valor, porque ante semejante enemigo salió con BACO para colocarse en cortito y quebrar ante la venida del astado. Lo hizo dos veces y el público bramó tras la banderilla. Fueron los momentos de más transmisión de toda la noche. También pasó BACO su momento de apuro tras un inoportuno resbalón que lo dejó a merced del astado. Cerró con dos rosas montando a BACANO ante un ya muy parado (habían intervenido los forcados) toro y lo mató al segundo intento de un rejonazo de perfecta colocación. Una nueva oreja que le abrió de par en par la Puerta Grande de la Monumental El Paseo.