DESCANSA EN PAZ MAESTRO

Resumen

El torero a caballo de Estella comparte su consternación por el fallecimiento de Don Angel Peralta, un gran señor dentro y fuera de los ruedos.

Fecha

7 de Marzo de 2018

País

México

Cuando todavía permanece reciente en nuestras memorias la desaparición del amigo Luc Jalabert, una nueva noticia sacude nuestras mentes y nuestros corazones con el fallecimiento del Centauro de la Puebla, Don Angel Peralta.

Don Angel, caballero, ganadero, empresario, apoderado, un hombre que lo había sido todo en el toreo a caballo y sobre todo un innovador y un enamorado del caballo. Fue capaz de hacer de todo con un caballo e incluso lo convirtió en musa de muchos de sus poemas, porque también en esto de la poesía fue un maestro.

Llegó a sus noventa y tres años con unas cualidades físicas portentosas, acudiendo hasta casi el final a casi todos los compromisos de Lea Vicens, a quien acompañaba, como apoderado y naturalmente y de forma principal, como maestro. Ver a don Angel era ya de por sí, darle una categoría inusitada al espectáculo que se celebraba. Lea fue su última ilusión y con ella renació en él ese convivir con los ruedos, con los toreros con los viajes, con la adrenalina de las corridas.

Compartir callejones con él, como en su día lo fue compartir alguna actuación o más tarde algún paseíllo de homenaje, son instantes de la vida que quedan para uno mismo. Hablar de caballos con maestros de a caballo como don Angel es lo máximo que a admiradores de este animal nos puede pasar.

Don Angel es una leyenda del toreo a caballo, una referencia para todos nosotros y al igual que sucedió con El Cid Campeador, será siempre una personalidad viva en el recuerdo y presente siempre en la memoria cuando se hable o se escriba del toreo a caballo. Descansa en paz maestro, nunca le olvidaremos.

Sidebar