NO HAY QUE RENDIRNOS, SIEMPRE PODEMOS HACER ALGO

Resumen

Pablo Hermoso de Mendoza expresa su sentir sobre la crisis y emergencia que se está viviendo al ser entrevistado para el portal taurino MUNDOTORO.

Autor  |  Medio

 |  Mundotoro

Fecha

1 de Abril de 2020

País

España

NO HAY QUE RENDIRNOS, SIEMPRE PODEMOS HACER ALGO

En los momentos de mayor incertidumbre y nerviosismo, es la voz de la experiencia y el conocimiento el modelo y el ideal a seguir. Si nos referimos al toreo a caballo, hay pocos que puedan aportar la visión de Pablo Hermoso de Mendoza. Por varios motivos. El primero, por su trayectoria; el segundo, por la longevidad de la misma; y lo último y más importante, por pertenecer y torear con varias generaciones de rejoneadores, siendo uno de las bases fundamentales para la evolución del toreo a caballo.

– PREGUNTA: ¿Cuál es tu opinión sobre la situación del coronavirus?

– RESPUESTA: Sin duda debemos quedarnos en casa, pero eso no significa que paremos nuestras vidas. Hay que plantearse cómo vamos a conseguir poner en marcha los engranajes que sin duda estarán oxidados por el parón cuando todo esto pase. Cada uno tenemos que ser capaces de dar un empujón para lograr poner en funcionamiento el país. No hay que rendirnos, siempre podemos hacer algo aunque sea desde casa.

‘Todos debemos hacer un plan de cara al futuro, a corto, medio y largo plazo. A mí no solo me toca como torero, sino como ganadero de reses bravas y de caballos’

– P: ¿Cómo ves el futuro?

– R: Estamos pasando por una situación en la que hablar de lo que viene es una quimera, pues la situación varía día a día. Todos debemos hacer un plan de cara al futuro, a corto, medio y largo plazo. A mí no solo me toca como torero, sino como ganadero de reses bravas y de caballos. Sería muy triste que esta crisis como la del 2008, se llevara encastes y ganaderías por delante. Si hay que reajustar las cabezas, hacerlo, pero no darnos por vencidos. Intentar sobrevivir con los mejores orígenes que tengamos cada uno. En mi caso, el planteamiento sería a un año, año y medio vista (en el peor de los casos).

Lo primero poder mantener mi equipo de trabajo. Las novilladas de utreros que teníamos para lidiar, los tentaremos en casa ya que aún no me ofrecen las garantías para aguantarlos hasta cuatreños. En cuanto a los caballos, reducir las cubriciones, solo cubrir las que me dan más garantías por sus orígenes.

– P: En el toreo a caballo cada vez hay menos festejos de rejones

– R: El rejoneo ha evolucionado en todos los sentidos, existe una mejor técnica y mejores caballos. La salida para el rejoneo puede ser de carácter deportivo. El aumento de los aficionados prácticos que podríamos enfocar a la competición deportiva (sin toro) y regularla como cualquier deporte, permitiría dar otra salida a los caballos de rejoneo, dar clases a estos aficionados y lograr un mayor público enfocado al mismo. Abrir mercado.

 

– P: ¿Cómo ganadero de caballos?

– R: En el 40% de mis yeguas sí que estoy haciendo mi pequeña alquimia, como cualquier ganadero. El 60% restante, lo mimo y cuido para seguir manteniendo la pureza del caballo Lusitano, para que evolucione, a través de la selección, hacia un caballo más apto para torear que posea aquello que yo busco en un torero y de este modo crear mi propio sello.

‘El origen de la personalidad se ha perdido, en una corrida casi todo es sumamente parecido’

– P: ¿Estás contento con los resultados?

– R: Bueno, después de unos cuantos años he conseguido mi sello y en este momento viendo los caballos que hay, no solo en mi casa, sino en la de otros compañeros, estoy contento. Creo que mis caballos están entre los primeros puestos del rejoneo.

Mi labor como ganadero ha estado guiada por lo que otros grandes ganaderos han hecho, tales como Veiga, Sommer de Andrade… que me han precedido y sobre sus bases he comenzado a trabajar.

– P: ¿Qué se ha perdido en el rejoneo a lo largo de estos años?

– R: Hemos perdido originalidad. Al mejorar la técnica y la escuela todo se ha homogeneizado.

Si alguien es capaz de dar espectáculo enfocado a torear y a lucir al toro, yo lo respeto

– P: ¿Qué es la originalidad?

– R: Cuando yo empecé, cada uno veníamos de una leche. En un cartel coincidíamos tres y todos éramos diferentes, pero hasta en la base ecuestre. Era un espectáculo muy variopinto.

El origen de la personalidad se ha perdido, en una corrida casi todo es sumamente parecido. Antes en una corrida podías ver dos paisajes completamente diferentes un otoño y una primavera, ahora siempre es verano.

 

– P: ¿Qué opinas de la introducción en el toreo a caballo del espectáculo?

– R: Siempre ha habido las dos versiones: el espectáculo y el toreo clásico. Todo es respetable, pero siempre que se haga con el toro, porque cuando dejamos de lado al astado, estamos faltando el respeto a una parte fundamental del espectáculo, que es el toro. Yo no comulgo con ello. Si alguien es capaz de dar espectáculo enfocado a torear y a lucir al toro, yo lo respeto. Si tú basas tu espectáculo en puros fuegos artificiales y láser sin música, eso se escapa de mi respeto.

Por muy competitivo que sea, he de entender que no tengo porque hacerlo con mi hijo, que tiene 20 años

– P: ¿Qué nos puedes decir de Guillermo?

– R: Este era un año clave para él, Valencia, Sevilla y Madrid. Era su momento para entrar en el gran circuito, pero este parón le da la posibilidad de llegar más preparado y hecho.

– P: La gente no para de especular sobre tu retirada a raíz del debut de tu hijo Guillermo.

– R: Siempre pensé que mi carrera iba a ser muy intensa, pero corta por como la estaba viviendo. Creí que no podría aguantar por mucho tiempo ese ritmo, pero con el paso de la vida esto ha ido cambiando.

Sí, estoy feliz y me gusta lo que hago, no siento que tenga que dejarlo. Entiendo que tendré que readaptarlo a mi momento. Por muy competitivo que sea, he de entender que no tengo porque hacerlo con mi hijo, que tiene 20 años, pero sí puedo seguir dejando mis trazos y sintiéndome vivo dentro de mi profesión.

Sidebar